CARTA ALOS ROMANOS

La Iglesia sabe reconocerlo. Ella se da cuenta de los vínculos que la ligan a las clases privilegiadas. Por eso la vemos hacer en todo su abogado e invitar a la resignación a la muchedumbre de los miserables, tanto más cuanto que siente surgir entre ellos el llamado a la rebelión”. Y para que no haya dudas ni peros, permítasenos leer citando la Epístola de Pablo a los romanos:
  • “Art. XIII.- Obedecer a las autoridades
    • “1. Cada uno en esta vida debe someterse a las autoridades (dice Pablo en su Carta a los Romanos, N. de R.). Pues no hay autoridad que no venga de dios, y los cargos públicos existen por voluntad de dios (sigue diciendo Pablo de Tarso).
    • “2. Por lo tanto, el que se opone a la autoridad, se rebela contra un decreto de dios y tendrá que responder por esa rebeldía.
    • “3. No hay por qué temer a las autoridades cuando se obra bien, pero sí cuando se obra mal. ¿Quieres vivir sin tener miedo a las autoridades? ” se pregunta Pablo, y responde: “Pórtate bien y te felicitarán.
    • 4. Las autoridades han recibido de dios la misión de llevarte al bien. Y si te portas mal, témelas, pues no tienen las armas sin razón. También tienen misión de dios para castigar a los malhechores (¡Aleluya Candelier!, N. de R.).
    • 5. Así, pues, hay que obedecer, pero no solamente por miedo al castigo, sino por deber de conciencia (¡Vivan los genocidas de Pinochet, N. de R.).
    • 6. Por la misma razón tienen que pagar los impuestos, y deben considerar a quienes los cobran como funcionarios de dios (¡Aleluya Hipólito!, N. de R.).
    • 7. Den, pues, a cada uno lo que le corresponde: el impuesto, si se le debe impuesto; las tasas, si se le deben tasas; obediencia, si corresponde obedecer; respeto, si se le debe respeto (He ahí la razón de que se debe respetar la sagrada familia, N. de R.).
    • 8. No tengan deuda alguna con nadie -paguen siempre a los prestamistas, sigue diciendo Pablo, N. de R.-, fuera del amor mutuo que se deben, pues el que ama a su prójimo ya ha cumplido con la ley.
    • 9. Pues los mandamientos no cometas adulterio, no mates, no robes, no tengas envidia (respétalos, que es respetar a los explotadores, N. de R.)… y todos los demás se resumen en estas palabras: amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Y finalmente, en el versículo 10 de la famosa Carta a los Romanos, Pablo termina concluyendo, pensando en la ramera que era su mujer, lo siguiente:
    • 10. El amor no hace mal al prójimo” (es decir, que su mujer, como prostituta, por haber vivido amando tanto, era demasiado buena, N. de R.)
Así concluye Pablo: “el amor pues es la manera de cumplir la ley”. (Pablo, Carta a los Romanos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: