Elecciones y Plan Alcatraz en Venezuela


Ciudadanos venezolanos que respaldan al presidente Hugo Chávez.
____________ _________ _________ _________ _________ _
A diferencia de anteriores frustraciones como las de Jacobo Árbenz en Guatemala (1954) y Allende en Chile (1973), el proceso bolivariano, además de exhibir innegables avances sociales, ha permeado a la Fuerza Armada Nacional (FAN) con valores de soberanía e independencia nacional. Con esta particularidad , en el inédito y decisivo escenario del cambiante orden mundial, la actividad y el resultado electoral en Venezuela se convierten en elemento central de un movimiento político de fondo que trasciende con claridad el marco del Estado nacional, para suscitar impactos regionales y efectos globales.
Bush tiene claro que, en el terreno de los votos, le resulta imposible tanto derrotar el reconocimiento de la mayoría del pueblo venezolano a la obra social y económica del proceso revolucionario democrático como contener el despertar que suscita en la región el ejemplo venezolano, así como silenciar el ‘inaceptable’ desafío que Chávez encarna hoy al orden imperial de alcance planetario. A la cabeza de su gobierno, el presidente venezolano expresa claramente conceptos que muchos en el mundo piensan pero temen pronunciar. Ante el hecho, la camarilla de Washington ha puesto en marcha una nueva ofensiva que incluye todas las bazas.
Hasta ahora, los Estados Unidos impulsan, como herramienta y no como fin en sí misma, la carta de participación electoral o ‘vía’ democrática que encarna el candidato de la unidad opositora, Manuel Rosales, gobernador del estado Zulia, fronterizo con Colombia. Pero a la vez han puesto en marcha el Plan Alcatraz, estrategia desestabilizadora, articulada con la oposición golpista interna que contempla llegar a un techo de cinco millones de votos, y, de no asegurarlo, usar en algún momento (i) la renuncia de Rosales, que irá aparejada con la denuncia mediática de fraude electoral, (ii) las acciones terroristas, principalmente en la frontera con Colombia, y (iii) las movilizaciones callejeras conocidas como “guarimbas” que antecedieron el intento del golpe de abril de 2002 y se repitieron en 2003 para inhibir la reafirmación de mandato que corroboró la práctica democrática, única en el orbe, del referendo revocatorio que puede ejecutarse en la mitad del mandato de todos los funcionarios elegidos. Con esta sumatoria de acciones, en la que el mismo Presidente Chávez ha señalado que no se descarta el intento de magnicidio en su persona , el Imperio busca poner fin una vez más a la Revolución Bolivariana en el marco del crucial proceso electoral para Venezuela y América Latina.

El horizonte: acabar la pobreza en 2013 y la miseria en 2021

La Revolución Bolivariana de Venezuela, tras el triunfo electoral de Chávez en diciembre de 1998 y su regreso al poder luego del golpe fallido en abril 11-13 de 2002, se traduce en obra humana y progreso social de alcance impresionante. Tras el desastre económico de más de cuatro décadas que cumplieron los partidos Acción Democrática y Copei, turnados en el poder, el desempleo descendió a un dígito (hasta el 9,6 por ciento), y está en marcha un conjunto de planes, estímulos, creación de núcleos de desarrollo endógeno, formas asociativas de economía popular, acuerdos de inversión internacional y siembra del petróleo para conducir la economía a una situación de desempleo cero.
El salario mínimo experimentó en Venezuela un incremento del 26,5 por ciento, y sumadas todas las prestaciones – como la cestatiket, cuyo mínimo diario es de 8.300 bolívares para gastos o alimentación del empleado o trabajador – alcanza hoy una cifra cercana al millón de bolívares como promedio mensual anual.
Avanza una economía social donde no sobran los seres humanos, y en la cual la actividad humana se reorienta de la meta suprema y excluyente del crecimiento hacia el cuidado de la vida, la naturaleza y el perfeccionamiento cultural. Sin embargo, el propio crecimiento económico alcanza promedios consecutivos del 12,6 por ciento durante los últimos trece trimestres.
Gracias a una política nacionalista y de reconstrucció n de la OPEP que el gobierno de los Estados Unidos creía enterrada, las utilidades de la estatal petrolera PDVSA llegaron a 6.200 millones de dólares en el primer semestre del 2006, superando así las utilidades del mismo período en 2005 y desvirtuando los anuncios sobre pérdidas que generaría el estar la Empresa bajo control del gobierno revolucionario venezolano y no cumplir planes de privatización como el de Uribe con Ecopetrol en Colombia.
El 10 de agosto, el presidente Chávez dio comienzo al proceso formal de certificación internacional que reconocerá a Venezuela las mayores reservas de petróleo en el planeta. Los beneficios derivados del incremento del precio del hidrocarburo, que ha pasado de un promedio de 20,21 dólares en 2000 a uno de 58,74 en 2006, se destinan a salud, nutrición, educación, cultura, vivienda, labores remuneradas, mejorando innegablemente la calidad de vida de quienes durante siglos estuvieron excluidos de la riqueza nacional.
Las reservas internacionales crecen casi exponencialmente, elevándose de 28.000 millones de dólares en febrero de 2006 a 34.795 millones de dólares en agosto pasado. En septiembre, Venezuela les propuso oficialmente a varios gobiernos latinoamericanos la creación del Banco del Sur, cuyo propósito es fortalecer la autonomía financiera y la ejecución de proyectos de impacto regional en el marco de una integración soberana de los pueblos de la región. Claro que la magnitud de la afluencia de dinero en circulación, junto con la multiplicació n del gasto público, desata presiones inflacionarias sobre los precios, lo cual aplaza la reducción del impuesto del IVA y tiene en discusión la adopción de medidas monetarias y fiscales.

Más allá de las Metas del Milenio en Salud y Educación

Una cosa es hablar de salud y de cifras, y otra el ejercicio de planificar y poner al Estado y su transformació n en la tarea primordial de reducción del sufrimiento humano mediante la atención medica, quirúrgica y farmacológica; la accesibilidad a los recursos alimentarios donde imperaba el hambre, la salubridad donde prevalecían condiciones patológicas, y libros y educación donde reinaban el analfabetismo y la ausencia de cualquier esperanza de estudio. Súmese a todo lo anterior el reconocimiento y el irrefrenable entusiasmo que nacen allí donde se enseñoreaban el abandono, la angustia y la desesperación.
Cabe destacar que la obra social y humana de la Revolución Bolivariana, alcanzada en tiempo récord, ha sido posible como resultado de la decisiva relación con Cuba, que más allá de sus limitaciones brinda su experiencia en busca de un modelo de corte revolucionario y socialista, a pesar de las sanciones políticas y económicas sufridas durante más de 45 años.
Se trata de una experiencia unida al espíritu de entrega y abnegación de miles y miles de médicos, enfermeras y entrenadores cubanos y venezolanos que ha hecho posible la atención médica y un proceso formativo que supera en no pocos casos la calidad de los servicios ofrecidos en muchos de los llamados países desarrollados, en especial por unir la cualificada competencia profesional con la excepcional humanidad en la atención brindada.
El flujo comercial entre estos dos países llegó a 800 millones de dólares en 2004 y alcanzó la cifra de 1.600 millones en 2005, para situarse en unos 1.800 millones en 2006. El presente año termina con cerca de 10.000 estudiantes venezolanos que se forman en Cuba para regresar luego a su país y ponerse al servicio de las comunidades más pobres, según indicó Emiro Brito, ministro consejero y encargado de negocios de la embajada de Venezuela en La Habana (1).
Para el debate, está sobre el tapete la pregunta acerca de si el proceso bolivariano ha cumplido con una medida económica revolucionaria y general para toda la sociedad y la población, como la contabilizació n y adopción del subsidio a los desempleados, y con la medida de otorgar de modo general e inmediato el derecho de la “tierra para quien la trabaja”, basándose en la existencia de suficientes recursos del Estado que permitirán, sin trámites ni estorbos jurídicos o legales, la indemnización total a los propietarios de tierras improductivas y latifundios. A la vez, se abre un interrogante sobre las definiciones de vinculación social, participación comunitaria y transformació n estatal, necesarias para lograr a paso firme y acelerado soluciones al déficit de vivienda urbana y rural que todavía genera expresiones de descontento.

Reaparece el Sur

El Alba, Alternativa Bolivariana para las Américas, suscrito en diciembre de 2004 entre Venezuela y Cuba, y refrendado con la integración de Bolivia tras el triunfo de Evo Morales, se constituyó en mecanismo de integración regional de cooperación solidaria, lo mismo que en golpe mortal tanto para el Alca –Tratado anexionista de Libre Comercio para las Américas– como para los recientes tratados de libre comercio bilaterales, manejados por el gobierno estadounidense en beneficio de sus corporaciones, ante la tenaz resistencia encontrada frente al Alca. El ingreso oficial de Venezuela en el Mercosur, en julio de este año, se inscribe en esta dinámica de una integración autónoma y alterna a los intereses de la Casa Blanca en la región.
Junto al demoledor golpe para estos intereses en el hemisferio, la acción internacional de la Revolución Bolivariana aporta bastante al proceso de recomposición del escenario global, gracias a importantes acuerdos de cooperación con China y Rusia, y al decidido respaldo otorgado a los pueblos de Líbano y Palestina en Oriente Medio ante la agresión del gobierno israelí, respaldado por Washington. Igualmente, Venezuela contribuye a potenciar la cooperación con los pueblos de África.
Son factores éstos de índole sustancial en el cuadro del complejo tránsito de un escenario caracterizado por la deriva global de la hegemonía bélica estadounidense, hacia el posible equilibrio de un orden mundial multipolar; el tránsito del tenebroso horizonte de predominio de la fuerza, el cinismo y la confrontación, a una nueva era de luz, de despertares, en que lo mejor del espíritu humano pueda consagrarse por fin a la resolución de los más graves y acuciantes problemas que se enconaron durante décadas de imperio planetario del egoísmo y la violencia.

Métodos en la ‘prédica’ opositora de la democracia

Frente a las acciones democráticas y soberanas del gobierno de Chávez, su decisión de dedicar los beneficios de la riqueza energética al servicio del pueblo venezolano, la construcción de un socialismo creador que se nutre en las raíces ancestrales y el imprescindible proceso de integración solidaria del Sur, el régimen de Bush ha reprogramado una estrategia de desestabilizació n con la ejecución directa, el estímulo y el apoyo a un conjunto de acciones dirigidas a colapsar el proceso de la Revolución Bolivariana.
El 13 de agosto, un día después de la inscripción oficial de la candidatura del presidente Chávez, se produjo la fuga de Carlos Ortega, quien fue presidente de la patronalista Central de Trabajadores de Venezuela (CTV) y quien estuvo implicado en el fracasado golpe de estado de abril de 2002. Junto con él escaparon tres oficiales: dos involucrados en el ingreso de paramilitares colombianos en mayo de 2004 para realizar sabotajes y atentados políticos, y uno en un atentado contra la vida de Hugo Chávez. Por la logística de la fuga y la magnitud de los sobornos, es difícil pensar que la misma tuviese lugar sin apoyo externo. El diario Vea (http://diariovea. com.ve), en su edición del viernes 1 de septiembre, señaló que los indicios conducen a mostrar, entre otros elementos, la participación de un “ex diputado internacionalista, muy vinculado a los servicios secretos de los Estados Unidos”.
El 18 de agosto, el director de los servicios de espionaje estadounidenses, John Negroponte, anunció la designación de un funcionario para “recabar y analizar información de inteligencia en Cuba y Venezuela”. El cargo será ocupado por el agente de la CIA Jack Patrick Maher, con 32 años de experiencia sobre todo en Colombia y en la cuenca del Caribe, quien tiene la tarea de “asegurar la implementació n de estrategias para Cuba y Venezuela”. Al mismo tiempo, se ha puesto en marcha una ofensiva de la CIA en los medios de comunicación, tendiente a crear atmósferas de opinión favorable o tolerante con futuras acciones diplomáticas, políticas e incluso militares contra Cuba y Venezuela.
“La guerra contra el narcotráfico” se ha utilizado para hacer correr la opinión de que, a raíz de la expulsión de agentes de la DEA por actividades de espionaje en Venezuela, el país no colabora en esta lucha. Sin embargo, tal afirmación se desvirtúa de modo contundente con una importante declaración del vicepresidente José Vicente Rangel: “El gobierno de Estados Unidos no tiene autoridad moral para erigirse en juez en esta materia […] porque altos miembros del gobierno del presidente George Bush están implicados en el narcotráfico y porque el sistema financiero de Estados Unidos está gravemente penetrado por el narcotráfico […] Debo decir también que después que se fue la DEA de Venezuela, se incrementó en 40 por ciento el decomiso de drogas” (2).
El 23 de agosto, el gobierno venezolano detectó detonantes y cables de uso en explosivos en un cargamento de la Embajada de Estados Unidos. El envío fue ubicado en un despacho aéreo de 20 cajas que intentaron ingresar al país con franquicia diplomática. Una vez descubierto, el gobierno estadounidense acusó al gobierno venezolano de violar la inmunidad diplomática. La pregunta que el gobierno estadounidense no respondió fue: ¿Para qué quieren entrar de manera subrepticia este tipo de materiales militares?
En esa misma semana de agosto y mediante una solicitud bajo la Ley de Libertad de Información, Associated Press obtuvo 1.600 páginas sobre financiación del gobierno estadounidense a grupos de oposición venezolanos. Y hace un tiempo la abogada norteamericana Eva Golinger, en su libro El código Chávez, dio a conocer documentos sobre la entrega de dinero de los fondos públicos estadounidenses a varias agrupaciones de la oposición venezolana. Ahora, después del intento de golpe de estado en abril de 2002, la Oficina de Iniciativas de Transición (OTI) de la USAID reconoció haber supervisado más de 26 millones dólares para Venezuela, y la Fundación Nacional para la Democracia (National Endowment for Democracy), financiada por el Congreso estadounidense, entregó desde 2002 otros 2,9 millones de dólares a grupos opositores. El 29 de agosto, el candidato Manuel Rosales, firmante en 2002 del acta golpista de Pedro Carmona, regresó de Miami y declaró que tiene “una agenda abierta de conversaciones con el gobierno de los Estados Unidos”.
La tercera semana de octubre, el Comité de Seguridad Interior de la Cámara de Representantes acusó a Venezuela de constituirse en núcleo de terrorismo en América Latina a través de ayuda y asistencia a grupos radicales islámicos que después podrían ingresar en los Estados Unidos a cometer actos terroristas. El informe cita asimismo a un alto oficial del gobierno estadounidense para declarar que “Hugo Chávez, presidente de Venezuela, ha estado hablando de manera muy clara con Irán sobre uranio (3). Es el mismo sentido de la infame acusación lanzada por Camilo Ospina, ex Ministro de Defensa y actual representante colombiano ante la OEA. Infundio lamentable que tuvo que ser corregido inmediatamente por el mismo Presidente Uribe.
Por otra parte , en octubre, el gobierno estadounidense utilizó todo el abanico de herramientas de presión de que dispone para impedir el ingreso del gobierno venezolano al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Sin embargo, pese a las enormes presiones que ejerció para que se eligiera a Guatemala, no logró el número de votos requeridos gracias al indoblegable acompañamiento que obtuvo Venezuela.Al final Panam fue electo como formula de consenso para superar el empantanamiento que se produjo en la elección con la arremetida imperial sobre la candidatura venezolana.
Para enfrentar toda la estrategia de desestabilizació n, el gobierno de Chávez cuenta ante todo con un reconocimiento popular y con raudos avances en el proceso de organización popular; con unas fuerzas armadas depuradas después del intento de golpe de 2002, con una arquitectura comunicacional menos vulnerable a la captura y cierre, y con formidables progresos en identidad, formación ideológica y radicalizació n de sectores de la población.

Desafios culturales

Sin valores éticos, no hay valores revolucionarios
Pese a un esfuerzo colosal en comunicación, cultura y formación ideológica, que mas temprano que tarde rendirá frutos , las modulaciones de la sensibilidad y las pautas valorativas siguen siendo controladas en un grado considerable por la publicidad privada y la propaganda corporativas. Esta circunstancia se traduce en el hecho de que una parte significativa de la población permanece ajena a los logros, sentidos y propósitos del proceso revolucionario democrático y no sólo no brinda apoyo electoral sino que además no participa en la construcción cotidiana del socialismo del siglo XXI (4).
No solo no es despreciable, sino que es significativo, el dato que señala a Venezuela como el paraíso de los fabricantes de automóviles, por su paso de 135.000 unidades vendidas en el 2.004, a 300.000 unidades en el 2.006 y una perspectiva de grandes beneficios en los años venideros. Se trata del automóvil , el símbolo por excelencia del capitalismo : el individualismo , la competencia , la ostentación y la agresividad y preeminencia del más fuerte , vinculadas al más irracional de los medios de transporte: el que mas contamina y más agrava el cambio climático , el que mas consume energía con relación a peso movilizado , el que más afecta la movilidad a pie o en bicicleta , el más ruidoso y el que mas afea el paisaje, el que más absorbe presupuesto estatal y más muertes , mutilaciones y heridos produce.Lo que esta ocurriendo con el automóvil puede ser comprendido como un indicativo de la magnitud descomunal de la tarea existente en el campo de los anti valores y las prácticas más cotidianas.
La cultura del consumismo va en contravía de este fundamento del proceso de transformació n de lo imperante porque privilegia el beneficio individual en el menor lapso sin importar las prácticas diarias que conduzcan a su logro. La conciencia sobre lo que en realidad significa el perfeccionamiento cultural infinito , la creación conjunta y la potencia de la riqueza de la cultura ecológica ancestral unida a la que emerge irrefrenable frente a las amenazas a la vida en el planeta , proporcionan los antídotos en el plano de los valores y las prácticas para no ser victimas de las enfermedades del consumismo , el productivismo y el privilegio inconsciente de la acción no creadora de la nueva cultura.La superación de la idea de que la alternativa al mercado es el Estado y no los avances en auto organización de las comunidades , también forma parte de la democracia protagónica y la nueva ética socialista que se han propuesto y se requieren . Pero la incorporación de nuevos sentidos y la superación de formas de interpretar y valorar, son parte de un proceso vasto y complejo que requiere acciones coordinadas, ejemplares, sostenidas e imaginativas desde diversos espacios, institucionales y no institucionales.

Fragmentación de las fuerzas del cambio y otros retos

Frente a los casos de cultura acumulada de corrupción que minan la confianza en el gobierno revolucionario, el Presidente Chávez llamo, en noviembre, en el Teatro Teresa Carreño de Caracas, a “librar una batalla a muerte contra la burocracia y la corrupción” : “Seamos, dijo Cristo, luz del mundo y sal de la tierra para sanarnos de las corruptelas y los vicios que nos vienen del pasado».
La tarea de superar fragmentaciones y rivalidades internas, explícitas o larvadas, que causan mal a la dinámica requerida por el proceso de cambio y que tanto favorecen al gobierno estadounidense y las vertientes de la oposición en sus objetivos desestabilizadores, también está en marcha.En la perspectiva de contrarrestarlas, la propuesta de “Partido único”, formulada este semestre, deberá iniciarse en 2.007.
A la vez, se amplía el debate sobre la incorporación de los procesos organizativos con mentalidad de red y de movimientos sociales, que levantan consignas de poder popular y de superación de las lógicas jerárquicas , representativas y competitivas que condicionan la acción en función de los cálculos sectoriales de poder, en cambio de la acción creadora y cooperativa exigida por la emergencia de la nueva cultura.
************ ********* *****
En todo este contexto, el debate electoral y las elecciones de diciembre próximo –con un registro cercano a los 16 millones de votantes– se constituyen en una excepcional oportunidad de pedagogía política hacia América Latina . En el continente y en el mundo aún es imprescindible elevar la comprensión sobre el significado de la revolución bolivariana en todo su valor humano y su significado para el pensamiento y la práctica post colonial en la región y el transito a un mundo multipolar no atado a una deriva autodestructiva y bélica . Es urgente tener claro que este mismo significado colosal se traduce también en la amenaza imperial sobre el proceso; el Círculo Latinoamericano de Estudios Internacionales en México señalo este mes de noviembre el “alarmante patrón de intervencionismo descarado estadounidense en los procesos electorales latinoamericanos, mediante organizaciones no gubernamentales que funcionan como pantalla para actividades encubiertas y de organismos internacionales financiados desde Washington”. “…ha financiado y ayuda a planear y ejecutar costosas campañas de propaganda sucia contra los candidatos que considera hostiles o reacios a sus intereses”, mediante la Fundación Nacional para la Democracia y la Agencia Internacional de Desarrollo (USAID), entre otros organismos. (Ver La Jornada , 11.11.06 denuncia Chávez ola de rumores de la derecha venezolana.www. jornada.unam. mx).
Las nuevas formas de intervencionismo , exigen una creciente y decidida respuesta internacional para evitar que esos mecanismos , brutales o sutiles , continúen retrasando el ya represado transito a un orden político planetario en favor de la vida que inicie la atrasada curación de los estragos causados a la naturaleza , al tejido social y los universos interiores de los seres humanos durante décadas de dominio de un curso demencial que ha sacrificado lo mejor del espíritu humano en la dinámica involutiva impulsada por la sumatoria de los egoísmos feroces.
 Héctor Arenas Amorocho
Investigador independiente colombiano.
Los artículos de esta autora o autor

Fuentes:
1 Diario El Universal, 2 de septiembre de 2006.
2 Revista América XXI, abril del 2006.
3 Ver “Venezuela señalada como núcleo de terrorismo en informe del gobierno estadounidense. Eva Golinger, 20.10.06. http://www.rebelion. org.
4 En la primera semana de septiembre, el presidente Chávez anunció lo que serán la Siete Líneas Estratégicas del Proyecto Nacional Simón Bolívar, por desarrollar en los próximos 14 años, hasta el 2021. 1ª Nueva Ética Socialista. 2ª Modelo Productivo Socialista, Economía Socialista. 3ª Democracia Protagónica Revolucionaria. El Poder del Pueblo como Máximo Poder. 4ª Suprema Felicidad Social. 5ª Nueva Geopolítica Nacional (en las ciudades, en el campo, desarrollo ferrocarrilero, desarrollo alterno). 6ª Nueva Geopolítica Internacional, Mundo Pluripolar. 7ª Venezuela, Potencia Energética Mundial.
5 Declaraciones del 28 de octubre a un programa en la cadena Globovisión, identificada con la difusión del mensaje contrarrevolucionar io

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: