Irán rodeado y América Latina en la mira Stella Calloni

Las naves de guerra de Estados Unidos e Israel que provocativamente se desplazan  rodeando a Irán, sin descuidar los armados de Washington para enfrentar a Corea del Norte y del Sur, recurriendo a sus viejas acciones de autoatentados, el incremento de tropas y presupuesto -30 mil millones de dólares- para su empantanada guerra en Afganistán, que cada día se parece más a Vietnam, la serie de atentados en Pakistán que nadie sabe de que manos salen y la consiguiente amenaza para ese país y para India, muestran una decisión bélica fundamentalista que amenaza como nunca antes a toda la humanidad.
Coincidente con esta actividad de huracán guerrerista Estados Unidos está diciendo a América Latina que en realidad su política exterior para este siglo XXI está dirigida desde los comandos estratégicos del Pentágono y los organismos de seguridad dependientes de éstos en una visión militarista  que cada día avanza territorialmente en nuestra región.  Y de los grandes conglomerados económicos, cuya esencia,
En tanto los organismos de inteligencia estadounidenses y de sus aliados más cercanos, han invadido la región con Fundaciones, Organizaciones No  Gubernamentales y medios de comunicación masiva bajo su control, como elemento clave de los nuevos diseños de Guerra de Baja, Mediana y Alta intensidad o Guerras de Cuarta generación o como les llamen los distintos especialistas.
No otra cosa es el nuevo “acuerdo de seguridad” con Costa Rica, cuya presidenta Laura Chinchilla Miranda, manejando al Congreso en secreto, autorizó la entrada de siete a 13 mil  marines y 46 barcos de la Flota estadounidense a ese país centroamericano.
Como Costa Rica no tiene ejército, a partir de ahora tendrá uno de ocupación. Era previsible esta situación ya que Chinchilla Miranda,  una politóloga con especializaciones en universidades norteamericanas, trabajó para la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID)una de las más importantes ramas de la CIA.
Desde los años 90 lo hizo como “consultora” en América Latina y Africa  y es reconocida en la USAID por sus diagnósticos(informes ) sobre el “sector justicia” y como  asesora de reformas en esa área, en los planes  elaborados por el Pentágono desde esos años, para intervenir en los sistemas judiciales latinoamericanos.
Chinchilla Integró la Junta directiva de la Fundación para la Paz y la Democracia (Funpadem) por supuesto ligada a la National Endowment Foundation (NED) otra creación de la CIA en tiempos de Ronald Reagan, para infiltrar los movimientos políticos, sociales y otros  en la región. No es casual su llegada al poder en Costa Rica.
De la misma manera, con los acuerdos firmados en 2009 con el presidente de Panamá Ricardo Martinelli -también ligado a las anteriores fundaciones de la CIA-  y la Secretaria de Estado, Hillary Clinton como funcionaria del complejo militar, encargado de asegurarse  todos los recursos del reino de este mundo, ese país entrará de nuevo en un régimen colonial, cuya estructura no quedará relegada a una Zona  del Canal, sino que estará en todas las regiones.
Además Martinelli ha comenzado su propia guerra interna contra la cultura, la educación, la salud, los trabajadores imponiendo leyes que destruyen todo lo que se logró en años de lucha, y ya hay en su haber muertos, presos y perseguidos políticos.
Pero lo que le asegura a EE.UU. fuertemente su presencia centroamericana es la continuidad del golpe militar en Honduras en 2009  que tan bien preparó el embajador John Negroponte -en sus trabajos de subsecretario de “asuntos de control latinoamericano” como debía llamarse,  y su diplomático de turno en Tegucigalpa, Hugo Llorens, un especialista en intervencionismos múltiples. El golpe continúa bajo una fachada de democracia inexistente.
¿Y qué decir de la ocupación militar  de Haití, bajo la consabida “ayuda humanitaria”, que les permite consolidar la base estratégica imaginada por el general Colin Powell allá por los 2003-2004?
Completando el mapa se puede hablar de su entrada triunfal en México, mediante el Plan Mérida, que reproduce el Plan Colombia con el mismo objetivo y cuyas consecuencias estamos viendo en los miles de crímenes que se atribuyen al “crimen organizado”, aunque se sabe muy bien que la “organización” viene desde muy arriba.
Desde que la DEA y otros organismos estadounidenses entraron de lleno en México con sus asesores militares para “enseñar” a usar las armas que el gobierno mexicano está obligado a comprar a Washington, con el dinero de “ayuda” que le entrega EE.UU. para desarrollar el Plan Mérida, endeudando cada vez más al país, los crímenes aumentaron en más de un mil por ciento, como era previsible.
Con este trazado, más algunos centros de entrenamiento en Guatemala, Escuelas policiales y otras en El Salvador,  Estados Unidos ya tiene asegurada la implantación a pleno  del Plan Puebla Panamá (para controlar Centroamérica) y trazar la carretera estratégica destinada al tránsito libre de mercancía y tropas estadounidenses desde el Río Bravo hasta Colombia y controlar territorios de enormes riquezas, especialmente ambientales. Uno de los países más amenazados es en esa subregión Nicaragua,  cuyo gobierno ha sido colocado en la mira de los ejes de ataque.
De  un sólo zarpazo nos están poniendo el gran cerrojo por el norte, y encerrando a los países del Caribe, donde además la base de Guantánamo, que ocupan ilegalmente en la isla de Cuba, ha sido convertida en un campo de concentración y de ensayos sobre todo tipo de torturas y sometimientos humanos.
Sin olvidar por supuesto el portaviones terrestre que significan las siete bases de Estados Unidos en  Colombia y las que tiene en Perú junto con un fuerte contingente de tropas en este país.
Cuba y Venezuela están bajo severas amenazas. Se recrudecen las campañas contra ambos países y no es ajena la presencia militar de Estados Unidos en Haití dentro de los planes contra la revolución cubana, que ha resistido casi medio siglo a todas las agresiones imperiales  incluyendo el más largo bloqueo de la historia.
A grandes rasgos a este ya complicado escenario hay que añadir  el acuerdo de Seguridad(de inseguridad debía llamarse ) entre Colombia y Paraguay firmado por los presidentes Alvaro Uribe y Fernando Lugo en 2008, a lo que se añade la presencia de las tropas de Estados Unidos en este último país, que mantienen la inmunidad desde 2005,  los asesores colombianos e israelíes conformando  un cuadro de situación aterrador que lentamente intenta envolver al Cono Sur.
Nos quedan sin mencionar varias otras estructuras militares y de inteligencia encubiertas,  regadas en todo el continente.
En realidad es el esquema más nazi que haya existido después de Adolf Hitler,  considerando ahora que el mundo entero debe ser controlado colonialmente, porque  es el  límite de la infinita frontera segura que han marcado.
El fascismo global, el terrorismo de Estado imperial es la esencia de este guerrerismo fundamentalista, sea cual sea el nombre que se les adjudique en los tratados militares. Por eso las advertencias del comandante Fidel Castro Ruz, en las últimas reflexiones no son predicciones vanas. El desplazamiento y la instalación de semejante cantidad de barcos en un virtual bloqueo ilegal a Irán, preanuncian, que el mínimo detonante puede llevar a un incendio de tal magnitud que nadie puede asegurar  hasta donde llegará. Como lo que estamos viendo en el Golfo de México, con el derrame de petróleo y sus consecuencias, de las que aún nunca se ha informado debidamente a las poblaciones. La guerra está en la puerta y hay que decirlo todos los días, si queremos detenerla. Y eso es lo que ha hecho el comandante Fidel Castro.

La expansión militar de Estados Unidos en América Latina en los últimos tiempos, que continuará extendiéndose, a la vez que se multiplican  las campañas y planes para desestabilizar política, económica y militarmente a  los países que se alejan de su órbita, está entre las preocupaciones y advertencias del comandante Fidel Castro Ruz  en sus últimas reflexiones ante la posibilidad cierta de una guerra con el envío de barcos estadounidenses e israelíes para rodear a Irán, lo que repercutirá inmediatamente en nuestra región.
Sus hipótesis en éste y otros casos como el plan contra Corea del Norte   están basadas en una serie de actividades reales que nadie puede ignorar. A fines de marzo pasado el hundimiento de un barco de la Marina de Corea del Sur  con 104 tripulantes, frente  a la costa oeste de la península coreana, en la isla de Baengnyeong, en el Mar Amarillo,  por una explosión fue atribuido rápidamente por Estados Unidos y sus socios al disparo de un torpedo por parte de Corea del Norte.
El hecho sucedió cerca de una frontera marítima en disputa entre ambas Coreas  donde se han escenificado anteriores enfrentamientos y que fue trazada  por el mando de Naciones Unidas después de finalizar la Guerra de Corea (1950-1953) y no es reconocida por Pyongyang. El incidente “coincide” con las exigencias de Washington  a Corea del Norte para desmantelar su programa armamentístico incrementado a partir de las constantes amenazas de guerra de EE.UU y sus socios.
La imputación contra norcorea ha sido denunciada como “una provocación” norteamericana, similar a lo sucedido en diversos otros casos en que Washington quería “justificar” sus decisiones bélicas. Vale recordar el auto- hundimirento del destructor Maddox el 2 de agosto de 1964 en el Golfo de Tonkín, para justificar el inicio de una intervención abierta en Vietnam, que terminó con su derrota militar y moral y la pérdida de millones de vidas.
El presidente norcoreano Kim Jong Il desmintió tajantemente que su país hubiera hundido el barco y exigió pruebas contundentes cuando ya Washington había arrastrado al llamado “mundo occidental” en el pedido de condena contra Corea del Norte. La supuesta  “amenaza coreana” sirve al gobierno  norteamericano para extender nuevas  bases estratégicas y escudos antimisiles diseminados en diversos países del mundo como está sucediendo. Basta ver un nuevo mapa de la militarización en las distintas zonas para entender la gravedad de esta situación.
Así lo percibió China cuyo gobierno advirtió el 8 de julio pasado que se opone a la entrada de cualquier buque al Mar Amarillo y sus  aguas adyacentes, ante la evidente actividad de EE.UU en el lugar.
Es una clara advertencia  cuando la amenaza de una guerra nuclear no es una hipótesis descolgada de la nada y la insistencia de Fidel Castro es un urgente llamado de atención, después que Israel cometió uno  de sus actos más aberrantes al atacar en aguas internacionales a una flotilla de barcos en que navegaban pacifistas de diversos países para llevar ayuda humanitaria al pueblo palestino de la Franja de Gaza.
Anteriormente comandos terroristas israelíes habían asesinado con choques eléctricos y asfixia a un dirigente de la organización palestina Hamas en una acción terrorista en    Dubai. Fueron once agentes israelíes que usaron pasaportes europeos, canadienses y australianos, para mostrar al mundo  que pueden hacerlo con total impunidad.
Ni es hecho ni el asalto terrorista  a la “Flotilla de la libertad”, donde se cometieron crímenes de lesa humanidad, como otros que se  cometen con una naturalidad aterradora por parte de Israel en Gaza y otros lugares, ha sido castigado por los organismos internacionales. El abordaje en la madrugada del 31 de mayo pasado al buque turco Mavi Marmara, por parte de soldados israelíes terminó con el asesinato de nueve activistas por la paz, una cantidad de heridos y el secuestro de mujeres y hombres cuyo  “pecado” fue intentar aliviar la dramática situación de más de un millón de personas aisladas en Gaza. Los barcos de la flotilla fueron secuestrados en aguas internacionales y llevados a Israel. Los activistas fueron tratados como delincuentes en el puerto israelí  e “invitados” a  firmar un documento de deportación. Eso o ir a prisión.
¿Quién juzga el crimen cometido contra éstos o  la conducta del Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu cuando respondió a las demandas de Turquía -uno de los países más afectados- que “una turba había atacado” a sus soldados, como si hubieran estado en un lugar terrestre y hubiera un encuentro entre manifestantes y  militares israelíes?. Netanyahu conoce la ilegalidad de la acción cometida afrentando al mundo. Pero ésto le permite demostrar que tiene total impunidad para actuar.    Y la impunidad es de hecho una amenaza.
Ante la injusticia y la burla por parte del gobierno de Israel a las mínimas leyes de respeto internacional, no ha sucedido nada.  ¿Por qué extraña que Castro denuncie posibilidades tan claras, de que cualquier chispa incendie el mundo?.  Nueve personas fueron  fusiladas con más de 30 disparos en los episodios de las “Flotilla”, como lo ha denunciado la cancillería turca. Pero eso no escandaliza al Consejo de Seguridad de la ONU.
Esa “complacencia” internacional potencia a los sectores más ultrarreaccionarios   de la derecha que gobierna Israel, algunos de cuyos encumbrados personajes  ha demandado incluso una “solución final”  nuclear para acabar con Irán.
EL ESQUEMA DE GUERRA.
Menos hipotética aún es esta posibilidad cuando se conoce  el envío por parte de EE.UU e Israel de más de  doce buques de guerra, incluido un portaviones. El periódico Al-Quds al-Arabi con sede en Londres comentó en relación a los  buques que pasaron por el Canal de Suez en dirección al Mar Rojo  que de acuerdo a “testigos presenciales, los acorazados de  EE.UU. fueron los  más grandes que cruzaron el Canal en muchos años».
En Israel lo confirmaba  el periódico Haaretz al comentar las fuertes críticas de la población de Egipto contra su gobierno por  permitir el paso de los barcos de guerra por sus  aguas territoriales. Según otro medio israelí (diario Yedioth) el general egipcio Amin Radi, presidente de la Comisión de Asuntos  de seguridad nacional, dijo  que «la decisión de declarar              la guerra a Irán no es fácil, pero Israel, debido a su naturaleza salvaje, puede iniciar una guerra para seguir siendo la única potencia nuclear en la región».
En esos días de junio también se informó que «en la semana en que el Consejo de Seguridad impuso  una nueva ronda de sanciones a Teherán, fuentes de la defensa en   el Golfo de Riad dijeron  que se accedió a permitir que Israel utilice un estrecho corredor de su espacio aéreo en el norte del país para acortar la distancia” si necesitan accionar contra             Irán. (Sunday Times  12-6-2010).
El periódico Inglés The Times también dio a conocer que el gobierno saudita desactivó su sistema de defensa con   el fin de no derribar a los aviones israelíes que sobrevuelen el  corredor aéreo norte. Israel, con el apoyo irrestricto de Estados Unidos para “limpiar” el Medio oriente y ponerlo bajo su control, insiste en presionar al mundo para acusar a Irán de intentar fabricar armas nucleares cuando su inteligencia sabe  que se trata de un programa de investigación de energía nuclear para uso pacifico, como tienen otros países entre ellos Brasil.
El gobierno iraní ha permitido  la observación de sus plantas por los enviados de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), que no encontraron señales de lo denunciado por los acusadores. Hasta el director de la CIA, León Panetta ha admitido recientemente que el programa nuclear iraní es de largo plazo y no precisamente de armas.
Lo más extraño es que la administración del presidente Barack Obama había instado a una iniciativa mediante la cuál Brasil y Turquía firmaron con Irán un acuerdo para permitir que terceros países  enriquezcan el uranio iraní y de alguna manera esto ponía “la situación bajo control”.
Cuando finalmente ambos países lo habína logrado EE.UU e Israel  ignoraron ese esfuerzo por la paz y siguieron insistiendo en sus acusaciones sin pruebas contra Irán. A principios de junio   el Consejo de Seguridad de la ONU impuso una de las más duras sanciones contra Irán, la cuarta en una escasa cantidad de tiempo.
Esto a pesar de lo sucedido con la “flotilla de la libertad”. Se impusieron  a Irán no sólo graves  prohibiciones comerciales y financieras para políticos, dirigentes, empresas relacionadas con el Estado iraní, sino también la inspección de barcos de ese país.
Esta injusta decisión es de extrema gravedad ya que facilita la fabricación de una excusa aduciendo un supuesto transporte de material nuclear que “obliga” a los “aliados” a castigar a la nación persa. Así lo han advertido incluso miembros de la OIEA.
No se puede olvidar que la excusa para atacar, asesinar, golpear, herir y secuestrar a pacifistas fue la “sospecha” israelí de que podrían transportar armas, a pesar de la minuciosa inspección de  los turcos y de las personalidades y periodistas que acompañaban esa misión de paz.
¿Qué no pueden inventar los servicios de inteligencia de ambos países -como lo hicieron con las inexistentes armas de destrucción masiva que invocaron para invadir y ocupar Irak?.
Contra lo que algunos analistas creen, EE.UU, Israel y sus asociados tienen capacidad para abrir otros frentes de guerra amenazando con el uso de armas nucleares, como lo han solicitado los sectores fundamentalistas de los dos  países.
Cada vez son más desesperadas las necesidades del imperio en crisis y con la privatización de las guerras, también estiman que ahora cuentan con ejércitos de mercenarios  que abundan en el mundo, a los que se da mano blanca para todo tipo de crimen y para manejar los tentáculos de tráficos diversos desde drogas y armas en los países invadidos y ocupados. Basta con ver las cifras del tráfico en cada lugar donde están las fuerzas estadounidenses y estudiar lo que ocurre con su supuesta “guerra contra el terrorismo” en Afganistán, cuando nuevamente se abultan las cuentas bancarias de los grandes señores de la droga en el mundo, convertidos en empresarios multimillonarios de multisempresas del poder.
Por eso las reflexiones del comandante  Fidel Castro han resultado en una de las más poderosas y desesperadas advertencias  para el mundo sobre lo que está sucediendo bajo el volcán.
El silencio de la prensa imperial y sus colonizados medios sobre estos sucesos también amenaza al mundo entero.
Castro señalaba la realidad incuestionable de que Israel es el único país con armas nucleares en el Oriente Medio y junto con Estados Unidos  no han descartado nunca un  ataque militar para  destruir el programa nuclear de Irán.
LA PELIGROSA ESCALADA
Después de las últimas sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra Irán, fogoneadas por Washington y Tel Aviv, el 17 de junio, desde el parlamento de  Irán se advirtió que ese país responderá ante el intento de inspeccionar  sus buques.
«Incluso si un buque iraní es detenido por la seguridad de verificación, nosotros vamos a actuar de igual forma y fondo inspeccionar cualquier buque (occidental) que pasa por el Golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz», se dijo entonces .
También el gobierno de  Irán acusó a Estados Unidos de «engaño» e   insistió en que su programa de misiles es en defensa propia, después de  que un alto funcionario  norteamericano  afirmó que ese país tenía la  capacidad para atacar a Europa.
«La República Islámica tiene misiles diseñados para defenderse contra cualquier agresión militar y no amenaza a ningún país», fue la respuesta precisa.
Por su parte Israel, advirtió que usará todos los medios contra quienes rompan  el  bloqueo de Gaza, a través de su embajadora ante Naciones Unidas, Gabriela Shalev, quien envió una carta al secretario general  del organismo, Ban Ki-moon, y al Consejo de Seguridad.
Según la diplomática “Israel no puede descartar la posibilidad de que terroristas o  armas sean introducidos a bordo de los barcos en cuestión” y aunque nadie le cree, son muy pocos los que desafiarían a los poderes fundamentalistas.
Shalev dijo en su carta que “Israel se reserva el derecho según la ley internacional de usar todos los medios necesarios para evitar que esos barcos violen el bloqueo naval impuesto a la Franja de  Gaza”.
A estas posiciones tomadas en tiempos en que una flota de guerra se extiende alrededor de Irán, que no está dispuesto a ceder su soberanía ni a claudicar ante semejante amenaza, el mínimo roce puede originar una conflagración que una vez comenzada, será difícil manejar a la vez que para EE.UU e Israel es extremadamente fácil armar una provocación.
Y hay más señales. Durante el reciente encuentro de Barack Obama con Netanyahu, el presidente de Estados Unidos no tuvo mejor idea que “felicitar” al dirigente israelí por “su compromiso” en la paz con los palestinos y aseguró que los lazos entre los dos países son “inquebrantables”, Dijo además que EE.UU. nunca pedirá a Israel “nada que vaya a perjudicar su seguridad”.
Obama no condenó el asalto israelí a la  “flotilla de la libertad” lo que abre las puertas a la impunidad absoluta.
Por eso “saber la verdad a tiempo” como tituló Fidel su reflexión del 27 de junio pasado  es una necesidad y una prioridad en estos tiempos. Lo dice el líder cubano quien junto a su pueblo debió enfrentarse desde mediados del siglo XX y de lo que va del XXI a la constante agresión de su vecino  la mayor potencia imperial del mundo y sus asociados, lo que incluyó una amenaza de ataque nuclear  cuando se produjo la crisis de los misiles en los años 60.
Si el ex presidente cubano no hubiera lanzado su advertencia, nada de lo que está sucediendo  se hubiera conocido con los minuciosos detalles que marcan la gravísima tensión que se oculta al mundo y cuando mínimos hechos pueden agravarla a extremos irreversibles y con devastadoras consecuencias humanitarias. Anticipar es detener en estos casos. O al menos intentarlo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: