Racismos, muros y odios

Escalofriante : 2OO cámaras. No son, como mínimo, 400 ojos, los que vigilan la frontera entre Méjico y Estados Unidos. No; Las 200 cámaras son, en realidad, una red de vigilancia nacional de bárbaros a la próspera Lady América, que permite, además, que los propios ciudadanos puedan colaborar en la vigilancia desde sus hogares. Eduardo Prieto, en un fantástico artículo publicado en el periódico español El País, el 6 de Agosto del 2009, sentenciaba que si la peculiar manía del siglo 19 fue la historia, al siglo 20 le corresponderá la obsesión por el espacio. Más claro y tajante, imposible, aunque tengo serias dudas para aseverar que la decimonónica obsesión por la historia se haya diluído, y no sólo en esa geografía que denominamos occidente, para simplificar lo diverso, sino también en el resto del planeta.

He escrito, con repetida insistencia, sobre el altísimo poder destructivo del poderío tecno-armamentístico de nuestros estados, pero la fusión entre las nuevas tecnologías de la comunicación y el control geográfico me ilustra, además, la fría sutileza con la que nuestros estados-nación institucionalizan y ponen en práctica, progresivamente, su imaginario racista, incitando a participar, además, al populacho, en el festival de control, caza y captura del otro. No sólo tenemos articulada, a nivel planetario, toda una economía de guerra en tiempos de paz. Una economía articulada por y para la muerte, financiada con capital privado y público. Además se expande, también, a nivel planetario, el control geo-estratégico del espacio geográfico, cuyo sistema, como no, también es retroalimentado con capital público y privado.

Por si no fuera poco, la interpretación de algunos textos legales deja a las claras la falta de empatía de las élites con los motivos, razones y aspiraciones del éxodo de los otros. O dicho de un modo simple : su negativa a compartir “nuestro” espacio vital con aquellos que amenazan “nuestra identidad nacional” y nuestro confortable nido de bienestar. Y para rematar la cuadratura del círculo, ¿qué tal una pingue inversión en propaganda para animar a nuestros conciudadanos a alistarse en el ejército y vigilar desde sus casas al peligroso inmigrante que viene a robar su trabajo y el de sus hijos?. Así, mientras papá hace la guerra contra el enemigo, mamá podrá pasar el tiempo desde su hogar con sus hijos, controlando la llegada de los bárbaros.

Tecnología para el control y el odio. Armas para el control y el odio. Y leyes, sí, también, para pretender justificar el control y el odio. Esto es lo que respiramos día tras día, a un lado y a otro de nuestras fronteras, físicas y mentales.

¿Dónde está la nueva época de libertad que pregonaba la gilipollez bienpensante después de la caída del Muro de Berlín?. Poco después del gallinero mediático que prometía urbi et orbe la llegada de un mundo económicamente más próspero, gracias a los milagros terapeuticos de la expansión de la libre economía de mercado. Poco después del toque de corneta que obligaba, con paternalista arrogancia, olvidarse de los relatos políticos emancipadores, reaparecía de nuevo el miedo con la construcción de más, y más, y más muros. El muro de Cisjordania. La frontera electrificada entre las dos Coreas. Las alambradas de Ceuta y Melilla. El muro que segrega a las favelas de los barrios decentes de Sao Paulo, el muro del Sahara occidental, el muro de Belfast, el muro de Padua, el muro de Chipre, el muro de Egipto, el muro Arabia Saudi-Irak, el muro Irak-Kuwait, el muro Arabia Saudi-Yemen, el muro Iran-Pakistán, el muro India-Birmania, el muro India-Pakistán, el muro Uzbekistán-Kirgizistán, el muro Kazajistán-Uzbekistán, el muro Afganistán-Turkmenistán, el muro Uzbekistán-Tayikistán, el muro Tailandia-Malasia, el muro Brunei-Malasia, el muro Botswana-zimbabue…; en total, 20.824 Km. de muro, exactamente, el equivalente a la mitad del perímetro ecuatorial de la tierra.

Si seguimos así, quien sabe, algún día podremos dar la vuelta al mundo, como willy fogg. Eso sí, saltando de muro en muro… y en menos de ochenta días.

Rememorando y rebuscando entre mis viejas carpetas y artículos, encuentro fotos que me sacuden como flashbacks en la memoria. Encuentro aquella foto en la que los manifestantes de una refinería de Lindsey, sin rubor alguno, escribían Put British workers First”, ante la posible contratación de 400 trabajadores, Italianos y Portugueses, para llevar a cabo un proyecto subcontratado por la petrolera Total a otra compañía, la italiana IREM. Encuentro el reverdecimiento de la extrema-derecha en Estados Unidos después de la elección de Obama. Una extrema-derecha que, inteligentemente, recluta a veteranos de guerra por sus altas cualificaciones para el combate y su falta de perspectivas cuando retornan a la vida civil. Encuentro, también el reverdecimiento, en Hungría, de la derecha más ultra de Europa, Jobbik, que cuenta con tres europarlamentarios y un brazo paramilitar con más de 1300 miembros, y que llegaron a tener un 15% de votantes dentro de un altísimo porcentaje de abstención -un 64%- en las urnas de las elecciones Europeas de Junio del 2009. Su brazo paramilitar, la Magyar Gárda -Guardia Húngara-, fundada en 2007, antes de ser prohibida por la Justicia en Julio por incitar al odio -hecho que ha servido a Jobbik para convertirles en mártires-, solía patrullar por barrios mayoritariamente gitanos asustando a sus habitantes con un aspecto marcial y eslóganes racistas. Sus ataques con cócteles molotov y armas de fuego ya han causado muertos y heridos entre la comunidad gitana.

Encuentro, también, aquella ley de seguridad de Berlusconi que convertía en delito la inmigración clandestina, y que legalizaba las rondas ciudadanas para colaborar con la policía para localizar y negar cualquier tipo de gestión administrativa a inmigrantes sin permiso de residencia, incluso el registro de sus recien nacidos. Encuentro, también, aquella marcha en la que miles de inmigrantes pedían Amnistía Laboral en Londres, reclamando una regularización masiva. Marcha que, por cierto, se inspiró en la regularización aprobada en España en 2005, y que tenía como lema “De extranjeros a ciudadanos”, además de ser apoyada por más de un centenar de asociaciones sociales, políticas y religiosas. Encuentro, también, un artículo relacionado con los estallidos de violencia étnica en la provincia de Xinjiang, en el Oeste de China, dos meses después de que alrededor de 200 personas murieran en los graves disturbios provocados por la tensión entre los chinos de etnia han y uigures. Encuentro, también, artículos sobre la manifestación, en París, contra la ley que contemplaba la posibilidad de hacer pruebas de ADN a los inmigrantes que socilitaban la reagrupación familiar a la administración francesa. Encuentro, también, el artículo que informaba sobre el polémico Archivo edvige, y que permitía a la administración francesa registrar información personal referida al origen étnico, condición sexual, ideología religiosa… etc de los ciudadanos franceses. Encuentro las condenas de la ONU a Italia por devolver a la fuerza a libia a inmigrantes sin papeles. Encuentro el barrido violento de la policía francesa al mayor campamento de inmigrantes en Calais. Encuentro reportajes sobre el estallido de violencia y discurso xenófobo en Salt, un pueblo de Girona con altos índices de paro e inmigracióm masiva, y que anticipa lo que se irá gestando en breve en otros puntos de España.

Podría seguir así hasta el infinito, pero me paro en lo que ya todos intuíamos que estaba al caer, la puesta en práctica del racismo verbal e institucional contra la comunidad gitana, que alcanza su máxima visceralidad en Francia e Italia, y que está calentando como una olla a presión el parlamento Europeo.

La pregunta que me asalta, día sí, y día tambien, cada vez que me levanto, es la siguiente : ¿porqué en los medios de comunicación oficiales apenas se menta la palabra racismo?. ¿Y porqué en las altas academias de humanidades y ciencias sociales tampoco?.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Para “ser” guerrillero y terrorista

¿Quiere usted “ser” de las FARC o del ELN, las guerrillas colombianas? ¿Quiere “pertenecer” a ellas sin pedir militancia, y sin que ningún mando de ellas lo sepa? No deberá tratar de “compañero” o “camarada” a nadie, ni asistir a reuniones políticas. No es necesario saber utilizar ni un cuchillo, menos una escopeta de caza, tampoco marchar por selvas repletas de mosquitos y serpientes. Le aseguro que es facilísimo “ser” reconocido como guerrillero, y según la motivación que ponga puede colgarse el título de “terrorista”. No necesita ni vivir en Colombia: quédese en Washington o Tokio.

Doy fe de que “ser” guerrillero colombiano es simple. La clave: por algún medio informativo exprésese objetivamente sobre el gobierno o algún otro ente estatal. Demuestre que los servicios de seguridad, fuerzas armadas y sus paramilitares torturan, asesinan y hacen desaparecer a indefensos ciudadanos por miles, haciéndolos pasar por guerrilleros. Insista en mostrar las tantísimas pruebas que hacen de muchísimos representantes de ese Estado honorables narcos paramilitares. También sirve que exprese sus deseos de una paz con dignidad para todos los colombianos, o la necesidad de un diálogo con la guerrilla. Ya con esto es más que suficiente. Aunque no será tan reconocido públicamente, también sirve que haga esos comentarios ante un grupo de amigos del gobierno.

Usted sabrá cuándo “ingresó” a la guerrilla, porque sin que lo perciba empezará a emanar un insoportable olor que hasta los zorrillos cruzarán la calle para no saludarlo. Muchos que se decían amigos ya no le contestarán la llamada, y su dirección mail la clasificarán como “spam”, o sea correo basura. ¡Vaya y los pongan en la lista de sospechosos! Lo bueno de ello es que ya serán menos los que le pidan dinero prestado o lleguen a su casa a buscar un trago o cena. Esa especie de soledad o tranquilidad, según como tome la situación, puede sucederle viviendo en Londres o en Sídney.

Otra “prueba” de “su” militancia son los insultos que se empiezan a recibir en las páginas web donde escribe. Ahí la agarrarán contra la dignidad de su mamá, su papá, su mujer, sus hijos, sin que falten el perro y el gato. Nunca tratarán de discutir, de exponer sus puntos de vista. No, porque no pueden defender lo indefendible. Porque su nivel de educación, coeficiente intelectual y de sensibilidad humana están por debajo del piso. Para ellos usted es la peor calaña de la tierra porque sí, porque usted no está de acuerdo con el gobierno y sus crímenes. Porque “eso” que escribe “sólo” sirve al reforzamiento de las guerrillas, le dicen. Cuando usted compara los 20 o 160 mensajes insultantes se da cuenta de algo curioso: casi todos dicen las mismas barbaridades, así sea en 33 páginas web diferentes. Parecen una computadora que sólo sabe sinónimos de improperios, injurias, epítetos. (Ah, pero le aconsejo: pida que no publiquen los comentarios a sus textos, y se dará cuenta que los insultos casi desaparecerán. Es que si sus bajezas no ven la luz no logran el orgasmo. O no les pagan).

Las emanaciones que usted va expulsando con olor a guerrillero o terrorista, o ambas, pues desde el año 2002 en Washington se decidió que era lo mismo, es lo delicado del asunto. Todos aquéllos que perciben sus efluvios saben que desde ese momento se ha ganado el “derecho” a que le pase cualquier cosa, pero ninguna buena.

Y entre los derechos ganados está el que un día cualquiera se entere por la prensa de que en una, dos o tres computadoras capturadas a la guerrilla después de violentos bombardeos, se dice que usted mantiene estrechas relaciones con la dirigencia de las FARC o el ELN, con las cuales acordó macabros planes criminales. También se enterará de que un juez antiterrorista le dictó orden de detención internacional, porque, además, en una, dos o tres memorias USB capturadas a cualquier comandante “terrorista” de la guerrilla su nombre, con tres o cuatro alias, aparece ligado al tráfico de armas o cocaína.

Usted podrá patalear, gritar, jurar por todos los dioses que quiera, pero los jueces dicen que esos computadores y las memorias no mienten. Y para que no existan dudas, los servicios de seguridad, en particular el DAS, lo certifican.

Entonces la cárcel es uno de los primeros “derechos” que usted gana, con la gran posibilidad de que pase un buen tiempo encerrado mientras se comprueba que ese no era usted. Otro, el peor, y siendo colombiano sabe que es así, puede ser asesinado en cualquier esquina, andén o cama por “desconocidos”.

Esos dos “derechos” se los gana después de que lo aprueben como terrorista y guerrillero, y sin que las FARC o el ELN lo reivindiquen. Porque usted no es guerrillero de armas, pero tampoco de tribuna u oficina y ni de papel. Porque quizás nunca ha querido serlo, así entienda sus luchas. O lo que es el colmo: así esté en contra de ellas. Sólo porque usted cree en la democracia, pero no en esa que han armado los que deciden quienes “somos” guerrilleros o terroristas.

El autor es periodista y escritor colombiano residente en Francia. Colaborador de Le Monde Diplomatique.

http://hcalvospina.free.fr/

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Hernando Calvo Ospina

rCR

“Evoconomista”, las claves del caso de Bolivia

Reservas récord, un prudente ahorro fiscal y un crecimiento sostenido en medio de la crisis… La Bolivia del presidente Evo Morales Ayma ha sorprendido a analistas de todo el mundo.

Terminaba 2009, el año de la mayor contracción económica mundial en décadas, y Bolivia, el país más pobre de Sudamérica, y gobernado por un presidente de retórica izquierdista, recibía los elogios del Fondo Monetario Internacional (FMI). Sí, leyó bien.

“Los directores ejecutivos felicitan a las autoridades bolivianas por su sólida gestión macroeconómica y una eficaz respuesta política para mitigar el impacto de la crisis global”, se lee en un informe que el consejo ejecutivo del FMI publicó en enero de 2010. “El crecimiento ha sido uno de los más altos de América Latina y la inflación ha caído significativamente”.

La lista de elogios es amplia y proviene de instituciones de tradición económica conservadora: una política fiscal sólida, una actitud favorable a algunas reformas y una flexibilidad en administrar una banda cambiaria móvil. En parte gracias a ello, la economía boliviana creció 3,4% en 2009, el crecimiento más alto de toda América. En 2008 registró un fuerte 6,1%.

Es porque la Bolivia de Morales se ha transformado en el alumno más aplicado del bloque de países que componen el ALBA (Alternativa Bolivariana para América Latina), el grupo de países liderado por la Venezuela de Hugo Chávez. Bolivia no sólo ha salido airosa de la crisis, sino también de los prejuicios políticos hacia un gobierno que, por su discurso de izquierda y tinte indigenista, no estaba precisamente entre los favoritos del establishment económico, ni tampoco de esta revista.

Pero el país que pelea por dejar el cetro de ser el más pobre de Sudamérica (algunos estudios señalan que habría sobrepasado a Paraguay en ingreso per cápita) ha tenido un sorprendente desempeño económico en el que se han combinado buena suerte, ingenio administrativo y un sólido manejo fiscal. “A nivel macro, Bolivia está mostrando resultados interesantes y, de hecho, destacables”, dice Gonzalo Chávez, un académico formado en la Universidad de Harvard que dirige la maestría para el desarrollo de la Universidad Católica Boliviana.

Las autoridades aún enfrentan un coro de críticas, especialmente respecto de la austeridad fiscal en un país donde más del 60% de la población está en la pobreza. Además, Bolivia no logra subir sus tasas de inversión (una de las más bajas del hemisferio), continúa con dificultades para atraer capitales foráneos y requiere mejorar su gestión administrativa, así como su infraestructura, una de las peores del continente. Pero el análisis de las bases económicas de Bolivia lleva a una conclusión: el horizonte luce hoy más promisorio que nunca para este país.

La apuesta fiscal

Cuando la economía mundial comenzó a tambalearse en 2008, Bolivia pudo colapsar. Los bajos precios de las materias primas eran una pésima noticia para un país que obtiene 80% de sus ingresos de estos bienes. Además, su segunda mayor fuente de recaudación son las remesas del extranjero, que siempre caen cuando hay recesión en los países desarrollados.

Uno de cada cuatro bolivianos vive fuera del país; enviaron 1.023 millones de dólares a sus familias en 2009. Una cifra equivalente a 5,8% del PIB, la proporción más alta de remesas en Sudamérica. La inestabilidad política en los llanos de la región oriental, controlada por la oposición, siguió afectando a un presidente popular en el resto del país, sembrando dudas acerca de la posibilidad de mantener siquiera algún nivel de inversión extranjera. Y ese mismo año Washington revocó las preferencias comerciales para Bolivia.

Sin embargo, la economía boliviana ha crecido sistemáticamente desde que Evo Morales llegó a la presidencia en 2006. El promedio de crecimiento bajo su gobierno ha sido de 5,2% anual, la tasa de expansión más alta de los últimos 30 años. Gran parte de ello se debe al auge en los precios de los commodities. Pero Bolivia también supo aprovechar mejor esta bonanza que otros países de la región. Parte de eso se consiguió con la nacionalización de la industria de hidrocarburos en mayo de 2006, una polémica medida que obligó a las petroleras que operaban en el país a renegociar las regalías que pagaban al gobierno, incrementando la participación del Estado en las utilidades del sector de 20% a 80%.

“Antes la plata se iba”, dice Luis Arce, ministro de Economía y Finanzas de Bolivia. “Ahora se queda acá”.
Entre 2004 y 2008 el Estado obtuvo ingresos de 3.500 millones de dólares, pasando de una recaudación per cápita de 58 a 401 dólares. Esto explica el grueso del aumento de los ingresos fiscales de los últimos seis años, que hoy representan 20% del PIB, contra un promedio de 18,7% del gobierno estadounidense en los últimos 40 años. Y el gobierno se ha dedicado a ahorrar gran parte de estos recursos. En 2008 las reservas internacionales equivalían a 41% del PIB y hoy ascienden a 8.400 millones, bordeando 47% del producto nacional. “Hoy Bolivia tiene reservas comparables a las de China”, afirma Gabriel Torres, analista de la agencia clasificadora de riesgo Moody’s. “Si Brasil tuviera un nivel comparable, sería del orden de 1 billón de dólares (un millón de millones)”.

Mark Weisbrot, codirector del Center for Economy and Policy Research Center, un think tank con sede en Washington DC, señala que Bolivia tomó la mejor decisión: “El gobierno ya había implementado un oportuno programa de obras públicas cuando estalló la crisis, lo mantuvo y agregó recursos adicionales para estimular la economía”. En 2008 se inyectó 6% del PIB en desarrollo de infraestructura, obras públicas, bonos de consumo y otras inversiones. En 2009, el gasto aumentó a 10,1% del PIB.

Después vino otra decisión macroeconómica que dio resultados. El gobierno tomó la decisión impopular de mantener un sistema híbrido de banda cambiaria móvil, que consiste en una tasa de cambio fija que se reajusta constantemente, aunque el público no necesariamente se entere. El gobierno trabajó para crear confianza en la moneda local (el boliviano) y se las arregló para convencer a los agentes económicos de “bolivianizar” sus activos financieros, lo que desdolarizó parcialmente las transacciones.

La inflación aumentó puntualmente en marzo de 2008, pero el gobierno resistió las presiones para reducir el crecimiento, apostando a que se trataba de un shock externo (debido principalmente al alza de los precios de la energía). Y ganó la apuesta: hoy la inflación está en 0,8% y la deuda bajó de 84% del PIB en 2003, a 37% en 2010.

Aunque no es fácil obtener cifras, en un país como Bolivia también hay que tomar en cuenta el sector informal. “Nuestra economía ha sufrido un proceso de informalización muy fuerte”, dice Chávez. Según este economista, al menos 800 millones de los 5.000 millones de dólares que el país importa anualmente son bienes de contrabando. Y a esto hay que sumarle el narcotráfico.

La producción de coca ha sido durante décadas una constante en la economía boliviana y el gobierno de Morales reconoce que se trata de una batalla continua.

Pese a que los cultivos de coca subieron este año 1%, un estudio de la ONU afirma que la política de control está mostrando resultados y que ésta ha llevado a una diversificación en los cultivos.

A pesar del impacto de los sectores informales, la mayoría de los analistas concuerda en que la economía marcha bien. “Inflación controlada, superávit fiscal, crecimiento moderado. Parece que están siguiendo las recetas del FMI, el Banco Mundial y otras instituciones, a pesar del discurso que tiene el presidente Morales”, dice Chávez, que se desempeñó en altos cargos económicos en los gobiernos anteriores a Evo Morales.

Incluso opositores acérrimos reconocen los logros de Evo Morales. “Considero que la economía boliviana pasa por su mejor momento: desde la crisis del año 2000, la economía ha tenido un crecimiento y auge sostenido”, dice Javier Leigue Herrera, diputado nacional por Santa Cruz de la Sierra, del partido Convergencia Nacional. Sin embargo, el diputado se lamenta de la falta de independencia y autonomía entre el Banco Central y las autoridades de gobierno. “Es el Ministerio (de Economía) el que dirige, controla y supervisa la economía nacional”.

¿Demasiado ahorro?

El ministro Arce tiene un secreto: “El verdadero motivo de nuestro crecimiento no es el boom de las materias primas”, señala con tranquilidad este economista, sentado frente a una gran mesa de reuniones, en el  piso 19 de un edificio que domina el centro de La Paz. “Pensemos en este país como un avión. Antes tenía un solo motor, las exportaciones de materias primas, y nos habríamos estrellado al caer esos precios. Pero ahora tenemos otro motor: la demanda interna. Ése es nuestro secreto”.

Con un índice de pobreza que supera 60%, y la mitad de estas personas en la extrema pobreza, crear un mercado interno no es una tarea fácil. Pero la demanda interna está creciendo a un sólido 6% anual, por encima del 2% y 3% que había antes de que Evo Morales asumiera la presidencia. Varios indicadores reflejan la importancia de este crecimiento, pero Arce pone énfasis en las tendencias bancarias. En 2006 había unos 360 millones de dólares en depósitos, la mayoría en depósitos a plazo fijo y 20% en cajas de ahorro. En 2010, 36% de los depósitos estaban en cajas de ahorro. “Es una muestra de que la gente tiene excedentes para ahorrar y que hay confianza en nuestros bancos”, afirma el ministro.

Ese dinero adicional, dice Arce, es el resultado del llamado “nuevo modelo económico social productivo” que ha impulsado el gobierno y que incluye un programa de bonos de apoyo para adultos mayores, escolares, embarazadas y madres solteras para redistribuir la riqueza nacional.

El gobierno también ha estimulado al sector productivo. En 2007 creó el Banco de Desarrollo Productivo, que el año pasado ofreció pequeños préstamos, de unos 10.000 dólares en promedio, a unos 15.000 pequeños productores. También está la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa), que ofrece créditos sin interés, y que compra mercadería directamente a los pequeños y medianos productores, la que luego revende al resto de la población. El resultado ha sido un aumento de 17% en la superficie plantada por pequeños y medianos agricultores, y una mayor estabilidad en los precios del azúcar, arroz y otros productos de la canasta básica.

El nuevo oro.

El futuro dorado de Bolivia probablemente sea de color plata. El impresionante salar de Uyuni es la llanura de sal más grande del mundo y contiene la mitad de las reservas conocidas de litio, el componente principal de baterías para vehículos eléctricos. Es un mercado al que muchos le auguran un crecimiento exponencial en los próximos 10 años, y que podría resultar aún más significativo que el gas para la economía boliviana.

“Tenemos grandes esperanzas en el litio, porque pertenece al pueblo boliviano”, dice Marcelo Castro, jefe de operaciones de la planta piloto ubicada en los bordes del salar. Según la nueva Constitución boliviana, la explotación de litio no se puede vender a una empresa extranjera. La construcción de la planta está casi lista y se prevé que el próximo año comience a producir carbonato de litio, la materia prima de las baterías. “Pero ya no queremos ser meros exportadores de materias primas. Nos vamos a industrializar para asegurarnos de capitalizar plenamente las utilidades de nuestros recursos naturales”, dice Castro.

El gobierno aspira a producir los compuestos químicos de mayor valor agregado, como el litio metálico, y algún día incluso las baterías y los vehículos. Es un sueño de largo plazo y el país se lo ha tomado con calma. Las autoridades dicen que sólo trabajarán con empresas extranjeras dispuestas a asociarse con el Estado. Algunos economistas temen que esta actitud pueda espantar definitivamente a los inversionistas.

De momento el gobierno no ha firmado ningún acuerdo con empresas extranjeras, pero interés no falta.

Pero tanto o más importante que la mera exportación de litio, afirman los analistas, es la capacidad de Bolivia de diversificar su economía. El 83% de los trabajadores produce apenas 25% del PIB, mientras que 65% del producto proviene de sectores que emplean a sólo 9% de la fuerza laboral. “El gran desafío es desarrollar la industria agropecuaria, la industria forestal y la manufactura, mirando el mercado mundial”, dice Gary Rodríguez, ejecutivo del Instituto Boliviano de Comercio Exterior.

Pese al sorprendente desempeño macroeconómico de Bolivia, los inversionistas son muy cautos de poner su dinero en un país cuyo presidente tiene una retórica encendida, aunque muchas veces sus palabras sean más radicales que sus acciones. Tal vez ésta sea una de las razones por las que agencias como Moody’s aún le otorgan calificaciones pobres a la deuda boliviana, situándola en el rango B1 y B2: la fortaleza económica aún es débil, aún existe una fragilidad institucional y una alta vulnerabilidad frente a los riesgos coyunturales.

Pero el sostenido crecimiento está mostrando resultados. “Bolivia es cada vez menos un país de bajos ingresos y está entrando de a poco a la categoría de los países de ingreso medio”, dijo Felipe Jaramillo, director del Banco Mundial para Bolivia, Perú, Chile, Venezuela y Ecuador, a un medio local durante una entrevista reciente en La Paz.

Tercer productor de coca

Bolivia es el tercer productor de coca del mundo y las hectáreas destinadas al cultivo de la hoja de coca han aumentado desde que Evo Morales Ayma asumió. Sin embargo, el alza —que este año ha sido de 1 por ciento—  es menor a la de Perú y Colombia, los  mayores productores de coca del mundo.

El gasto debería ser mayor

Algunos critican que, con reservas por 8.000 millones de dólares, el gasto podría ser mayor. “Es mucha plata guardada para un país en que faltan caminos, hospitales y escuelas”, dice Chávez. Pero el ministro Arce afirma que la mentalidad de ahorro es de corto plazo: “El mediano es para deshacer reservas”.

Fuente: http://www.la-razon.com/version.php?ArticleId=117800&EditionId=2282&a=1

¿Cuándo podrán expropiar a los expropiadores, para que el pueblo al fin mande?

En Venezuela, Bolivia, Nicaragua

Pedro Echeverría V.

1. El domingo 26 de septiembre serán las elecciones en Venezuela y seguramente el PSUV de Hugo Chávez obtendrá una enorme victoria, junto con otros partidos de izquierda. Chávez ha ganado unas 10 elecciones, referéndum y plebiscitos -con testigos y certificación internacional- desde que en 1999 se hizo cargo del gobierno; sin embargo, a pesar del fuerte apoyo de la población con el que siempre ha contado, ha permitido que los poderosos empresarios, aliados con los EEUU, sigan boicoteando sus programas de gobierno, sobre todo en el campo de la economía, en la producción y en el mercado. Más aún, sufrió siendo gobierno un fuerte golpe de Estado y dejó libres a los culpables. Chávez, obviamente, puede tomar medidas drásticas y radicales para acelerar su programa por la construcción del socialismo, pero parece preocupado por la gran campaña internacional de los medios de información en su contra.

2. Cuando Hugo Chávez asumió el gobierno y comenzó a hablar de socialismo, todos los medios de información -al ser empresariales- se pusieron en su contra; sin embargo, con una política adecuada ha logrado que muchos medios pasen a su servicio y que otros aminoren sus campañas contra él. Pero siguen presentes otros más -que en nombre de la libertad de prensa- están afiliados a organismos internacionales yanquis que siguen poniendo trabas al gobierno, lo siguen calumniando y trabajando por su derrocamiento. Hoy 13 en el diario El País Internacional de España, publicó que el Bloque de Prensa Venezolano, una agrupación que integra a 34 diarios y revistas del país, ha acusado este lunes a Hugo Chávez de pretender “silenciar” la libertad de expresión en el país suramericano después de que el pasado 24 de enero el presidente cortara la señal al canal RCTV ante la negativa a emitir sus discursos. La campaña de esos medios ha arreciado con motivo de las elecciones.

3. Parece estar aquí el quid, la esencia, de que gobiernos resultados de procesos electorales, que buscan construir una sociedad igualitaria, el socialismo, como el de Venezuela, Bolivia, Nicaragua, (o Allende en Chile de 1970/73) no lo puedan poner en práctica. Aquí también está la demostración de que la simple asunción al gobierno nada o muy poco, tenga que ver con la toma del poder porque éste sigue estando en manos de los más ricos. ¿Cómo explicar ahora que habiendo una “Nueva Constitución” con Chávez, Evo, Correa y Ortega, no se pueda poner en ejercicio? Sólo se explica que la “Nueva Constitución” haya sido una simple reforma para abollar las partes más filosas y más agudas dejando intacto lo fundamental de la explotación capitalista. ¿Quiere decir que los países más comprometidos con este proceso -encabezados por Venezuela- para convertirse en socialistas deberán esperar otros 50 años?

4. Recuerdo que Marx señaló en alguna ocasión que “El monopolio del capital se convierte en grillete del régimen de producción que ha crecido con él y bajo él. La centralizació n de los medios de producción y la socialización del trabajo llegan a un punto en que se hacen incompatibles con su envoltura capitalista. Esta salta hecha añicos. Ha sonado la hora final de la propiedad privada capitalista. Los expropiadores son expropiados. ” La realidad suele ser muy distinta a las ideas que nos hacemos de ella. Cuando triunfó la revolución cubana pensé que las relaciones de producción cambiarían en uno o dos años. Los revolucionarios cubanos -por la vía armada- no solo se encargaron del gobierno sino que tomaron el poder. “Expropiaron a los expropiadores” yanquis y la gran burguesía cubana tuvo que huir a Miami, España y otros países para gozar de sus riquezas.

5. Pero ignoraba la gran capacidad del imperialismo norteamericano, con sus aviones, bombas, ejército y sus medios internacionales de información. Recuerdo que fue tan grande la campaña contra el comunismo de Castro en todos los medios mundiales de información que decían que arrebatarían los niños de sus padres para enviarlos a Rusia.

Venezuela, Bolivia, Ecuador, son distintos a la Cuba revolucionaria porque sus gobiernos son de la vía electoral y de todo el legalismo burgués; pudieron deshacerse de funcionarios, políticos y partidos, pero no de la gran burguesía que con poderoso apoyo internacional aún sigue fuerte y que al parecer seguirá viviendo más décadas. Por lo que sé, los gobiernos de Chávez y Morales son fuertes entre la población, han contado en estos años con un gran apoyo del pueblo, pero si no transforman de manera radical las estructuras, los yanquis y las burguesías aprovecharán cualquier error para echarlos.

6. En los procesos electorales el imperialismo de los EEUU y sus agentes en cada país pueden aplicar mil y un estrategias para someter a sus oponentes. Qué doloroso sería que -como sucedió en Chile donde la derecha pinochetista se ha reafirmado- entre 10 años estuvieran lamentándose los izquierdistas bolivarianos que por indecisiones y miedos hayan regresado los gobiernos empresariales. Como bien ha escrito el venezolano Martín Guédez: “A pocos días de las elecciones del 26S. Hemos llegado al punto sin retorno en el cual o se alcanzan los objetivos o nos perdemos. El pueblo organizado y consciente tiene que desmontar los mecanismos de la dependencia y la dominación. No basta ya enunciar el fenómeno de la opresión sino que esta debe destruirse. Liberarse no sólo para denunciar la opresión sino para desmontarla es el objetivo estratégico fundamental” . ¿Hasta cuándo nos decidiremos a desmontarla?

7. Y esto que pasa en Brasil, Uruguay, Chile, Ecuador, Nicaragua y que puede pasar en Bolivia y Venezuela, también pasaría en México si el mismo López Obrador -con todos sus discursos u buena voluntad- llegara a la presidencia. Asumir el gobierno no es controlar el poder. El poder está en los EEUU (gobierno e inversionistas) y en los grandes empresarios mexicanos que poseen todos los mecanismos para controlar a cualquier político o partido. Incluso no bastaría con “un nuevo Constituyente y una nueva Constitución” porque seguramente éstos tendrían que negociarse y entonces todo sería igual. Si Cuba con su revolución violenta no pudo con los yanquis y Venezuela con su revolución pacífica tampoco ha podido en 10 años porque los EEUU y los grandes empresarios siguen acosándola, parece que el único camino es el pueblo masivo consciente en lucha en las calles, fábricas, escuelas, campos. ¡El poder directo!

El derrocamiento de Allende y la experiencia de la Revolución Bolivariana

El derrocamiento de Allende y la experiencia de la Revolución Bolivariana

Se cumplieron 37 años del golpe fascista que la derecha chilena asestara contra Salvador Allende, en Venezuela suceden eventos similares, conviene echar una mirada a aquel antecedente histórico.

Salvador Allende el Presidente mártir

El pasado 11 de septiembre se cumplieron 37 años del golpe fascista que la derecha chilena financiada por la CIA y apalancada en los medios de comunicación y un grupo de militares traidores asestaran contra el presidente socialista Salvador Allende, por coincidir este aniversario con un evento de transcendental importancia para Venezuela como lo es las elecciones para Asamblea Nacional instancia que tiene bajo su responsabilidad cimentar las bases del proyecto del socialismo bolivariano, conviene echar una mirada a aquel antecedente histórico, primera revolución lograda pacíficamente y en las urnas electorales que fuera abortado a sangre y fuego.

En esta perspectiva histórica los invitamos a ver las siguientes citas y evaluemos si tienen alguna coincidencia o pertinencia con la Venezuela actual:

En Chile la contrarrevolució n civil  asesorada y económicamente financiada desde el exterior- provocó el caos económico, el desabastecimiento, el mercado negro, el tráfico de mercaderías hacia los países vecinos, los paros, las huelgas patronales de camioneros, transportistas, profesionales. Y desataron la guerra psicológica, principal arma con la cual vencieron anímicamente y desestabilizaron el gobierno de Allende.

Esta política esta siendo aplicada sistemáticamente en Venezuela tuvo como clímax el paro patronal de diciembre de 2002.

La contrarrevolució n Chilena tuvo también una cara militar. Esta empezó a actuar desde el 4.11.70. Y cuando Allende resolvió aceptar las exigencias de los opositores civiles, los altos mandos precipitaron el golpe militar y lo aniquilaron en forma infame. Dieron muerte a miles de chilenos encarcelaron a unos quinientos mil en cincuenta y dos centros de concentración , en regimientos, barcos como La Esmeralda, el  y el Maipo, en Valparaíso. Obligaron a emigrar y expulsaron a un millón de chilenos y mantienen una política neo-liberal a costa de más de cientos de miles de cesantes. Tanta violencia y sangre eran necesarias para mantener el poder hegemónico de una nueva clase o capa burguesa: el capital financiero, el capital fiduciario, improductivo y que ha desplazado a la burguesía industrial y a la oligarquía agraria. Esto todo dentro del modelo de la Escuela de Chicago, el plan Milton Friedman y otros.

En Venezuela los militares traidores actuaron el 11 de abril de 2002 y en la operación goteo de plaza Altamira, aunque ha sido denunciada en varias ocasiones en los últimos meses por el propio Presidente Chávez la instigación a la felonía de algunos militares activos de la Fuerza Armada Bolivariana por elementos de la CIA y la derecha.

No hay mejor huracán que el miedo. Una hoguera de terror fue alimentada con gruesos leños por los medios derechistas. Y como la acción provoca reacción, esa hoguera también fue soplada a todo pulmón- por la verborrea revolucionaria, en eslóganes y canciones . Así, la mayor parte de los aterrados empresarios reaccionó como era de esperar: se frenaron las inversiones, se redujo la producción de bienes o no se respondió a la mayor demanda. Comenzó la escasez de productos esenciales. Allende ordenó la batalla por la producción pero no había esfuerzo capaz de satisfacer la sobredemanda, que a su vez se multiplicaba como efecto de la incertidumbre y el miedo . La acción de boicot del gremio de los comerciantes también fue devastadora. Se acaparaban alimentos y otros productos de primera necesidad para hacer copiosas ganancias en el mercado negro. Y el clave transporte de mercaderías, en un país largo y delgado, de difícil geografía, fue boicoteado por la paralización de los gremios de los dueños de los camionesâ€�. Patricia Verdugo, en su libro Salvador Allende, cómo la Casa Blanca provocó su muerte.

La CIA, al financiar a los camioneros, comerciantes y otros gremios que se organizaron contra el régimen de Allende, pudo crear la apariencia de caos y desorganizació n que siempre resulta atractiva a los líderes militares de derecha. Phillip Agee, ex agente de la CIA. Esta estrategia continúa diariamente en Venezuela, siendo su última expresión la campaña desestabilizadora económica acaparamiento, fuga de divisas, y la campaña de miedo usando la violencia y la necrofilia como principal insumo.

Desde el punto de vista de las fortalezas que se obtuvieron del aprendizaje de la experiencia chilena, el filósofo norteamericano James Petras considera: existen continuidades históricas relevantes entre el socialismo democrático de Salvador Allende y el socialismo del siglo XXI de Hugo Chávez, ambos se han convertido en hitos importantes en la construcción de un camino hacia la liberación nacional. Chávez ve con mucha más claridad que Allende la imperativa necesidad de crear una estructura de masas para el poder popular, al margen del ámbito parlamentario estrictamente electoral. Allende idealizó las instituciones democráticas burguesas de Chile. Les atribuyó un carácter sin sentido de clases sociales. Chávez combinó las normas democráticas de la política electoral con la necesidad de construir organizaciones independientes del poder de clases. La historia ha demostrado, al menos por ahora, que el realismo de Chávez ha sido, a diferencia del idealismo de Allende, mucho más efectivo en cuanto a saber ganar y mantenerse en el poder.

Otra de las realidades que Salvador Allende tuvo que enfrentar era que no tuvo a las fuerzas armadas de su parte y los militares y funcionarios constitucionalistas fueron asesinados selectivamente por la CIA, el sabotaje económico difícilmente podía ser compensado con importaciones, y la particular formación social chilena, con una importante influencia del pensamiento conservador hicieron del golpe de derecha algo inevitable. En el caso venezolano, los inmensos recursos naturales venezolanos, la capacidad económica, la constante formación política-ideoló gica y el consiguiente cambio cultural, hacen de la revolución bolivariana un proceso inevitable, imparable e irreversible, aunque no exento saboteos y desgastes.

Consideramos que la lucha principal del proceso bolivariano es: primero a lo interno, contra su propia oscuridad, contra sus propias contradicciones, y por eso la revolución bolivariana es y tiene que ser permanente. Y en segundo termino el refuerzo de la seguridad y defensa de la nación, la experiencia chilena y del presidente mártir nos marcan el rumbo para no caer en los mismos errores.

Fuentes consultadas: La caída de Allende. Anatomía de un Golpe de Estado Luis Vega C. Tel Aviv, septiembre de 1983, Salvador Allende y Hugo Chávez: semejanzas y diferencias en el camino nacional al Socialismo. James Petras, Chávez-Allende: ¿paralelismos? Ernesto Villegas Poljack .Aporrea.org, Salvador Allende, cómo la Casa Blanca provocó su muerte Patricia Verdugo.

Antonio González Ordóñez

Las mejores IMAGENES de humor

 


El cerebro de un hombre

El cerebro de una mujer

Lo que le espera al marido si llega…


!!Malditos hackers!!

Cuando un puercoespín estornuda,

Para mantener un cuerpo saludable


Como se hacen los helados…

Que alguien le diga que es un hongo!

 

NOTICIAS CENSURADAS POR MEDIOS MUNDIALES!!!!!

A los amigos
    Todos sabemos que las informaciones son manipuladas por los medios. A pesar de lo cual los medios continúan, con bastante éxito, aplicando la premisa nazi “miente, miente, que algo queda” (*). Un ejemplo: para justificar el ‘golpe de estado’ del 11 de abril del 2002 se fabricó una grabación en la que se acusaba a Chávez de asesinatos ocurridos en Caracas. El “detalle” es que, según el periodista de CNN que realizó la tarea, la grabación se hizo en la mañana, pero los asesinatos recién ocurrieron esa tarde. De los 19 asesinados, sólo 3 fueron de responsabilidad directa de la PM. Esa tarde del 11 de abril, en el Hotel Edén fueron detenidos y reseñados, con su armamento, los responsables de la mayoría de los asesinatos. Pero, al asumir el usurpador Carmona, esos asesinos fueron liberados y nunca más se supo nada de ellos. ¿Los trajeron del exterior?¿Mencionó ese hecho la prensa internacional y los medios privados de Venezuela? Nada de eso. Solamente el 12.04.02 El Nacional publicó en una página información de la que se puede deducir parte de la verdad.
 
    Los partidos políticos, las autoridades de la Iglesia, los empresarios, los banqueros, los propietarios de los medios que avalaron con su firma al usurpador ¿alguna vez criticaron estos hechos? Nunca. Su complicidad con esos asesinatos ¿dio lugar a alguna autocrítica? Jamás. La prensa internacional y el Departamento de Estado que de inmediato culparon a Chávez ¿alguna vez narraron la verdad?
 
    Luego, por una componenda política, los magistrados que habían sido propuestos por la oposición y los bolivarianos que habían llegado al cargo sin cumplir las condiciones establecidas por la Constitución afirmaron que no había habido golpe de estado, pese a que habían detenido a Chávez y lo habían trasladado a una isla. Para obtener ese magro triunfo (de 11 a 9) tuvieron que sustituir ilegalmente a dos magistrados. Pese a eso, Chávez dijo: “No estoy de acuerdo con el fallo, pero lo acato”. Y, como resultado de ese fallo, pese a que se había producido un golpe de estado y habían sido asesinadas 19 personas, no hubo ningún detenido. Recién este año, cuando luego de un largo juicio fueron condenados los responsables de la PM, los medios nacionales e internacionales hicieron oír su voz, pero no para condenar los asesinatos sino para calificar de dictatorial al proceso que culminó con esas condenas.
 
    Lo que me llama la atención de mis amigos opositores es que padezcan una suerte de alzhéimer político. Se les han borrado esos hechos, como así también el locaut patronal de dos meses que desabasteció a la población para las fiestas de fin del año 2002, o que la oposición retiró sus candidaturas en las últimas elecciones legislativas aduciendo un posible fraude electoral, pese a que el sistema electoral establecido en Venezuela es reconocido internacionalmente como uno de los más perfectos. Es tal la falta de memoria de mis amigos, que se aprestan a votar por una oposición que cometió estos y muchísimos otros ‘errores’ políticos, y que ahora vuelven a proclamarse candidatos sin la intervención de sus bases. Parecería que la memoria de mis amigos opositores sólo da para recordar alguna medida del gobierno, con motivo de la crisis planetaria, que los ha afectado negativamente, y las acusaciones que los medios privados le hacen a Chávez, generalmente sin fundamento.
 
    Reconozco que si alguien desea ser aceptado en los estratos medios debe manifestarse contrario a los movimientos populares, pero alguna vez deberíamos pensar en el interés colectivo y tomar en cuenta quién ha hecho más por el país y, especialmente, por los pobres, en estos últimos 50 años. Mario
 
(*) Algunos amigos que asistieron a una reunión de obispos en Puebla tuvieron acceso a los informes entregados a los medios por la oficina de prensa del Congreso y a los cables enviados por las agencias de noticias. Eran notables las diferencias entre lo que resaltaban y lo que ocultaban. Estos amigos publicaron un libro con los resultados de su investigación.